Seguidores

martes, 14 de mayo de 2013

EL PADRE DE MARÍA.

María admira a su padre por encima de todas las cosas. María quiere un padre excepcional, María se engaña a sí mísma porque no tiene el padre ejemplar. Pero María se siente orgullosa de su padre; entre otras cosas porque no tiene a otro. Ella se pregunta, ella se responde, y llega a la conclusión de que sólo tiene un padre, el suyo. Y lo va a defender cueste lo que cueste.
Y cuando su padre llega de buen humor,  no llega bebido. Es un hombre encantador. Pero cuando su padre llega con unas copas de más, o ha tenido una semana mala en el trabajo, no es el mismo PADRE.
Y la madre de María acata las órdenes, sin vacilar, acata los golpes sin rechistar. Pero María la oye sollozar.
Cómo no?, intervienen los hermanos de María, el más pequeño la quiere distraer con sus arriesgados juegos.
La hermana de María más mayor intenta disuadir los pensamientos de la niña, cobijándola entre sus brazos. Escondiendo los sucesos, y María sin duda cae en las redes de sus hermanos mayores. Porque ahí es donde se siente segura.
Pero sufre en silencio, sufre hasta el punto de que comienza a sentir pena por su madre. Y María se pregunta: qué le pasa a mi madre?. Y María se pregunta, porqué sufre mi madre?
Esa madre que se lo dá todo a María, esa Madre que calla, otorga, y llega a mentir, para no defraudar a su marido. Esa madre que vive atemorizada ante el qué dirán, y la niña María se pregunta muchas cosas; porqué es inteligente, viva, curiosa; pero al fin y al cabo es una niña.
María decide, en su más mínima experiencia, que lo que rodea su entorno es lo que es. María decide siendo una niña, que si su Madre aguanta el chaparrón; ellla también lo hará. Lo hará sobre todo por su Madre y lo hará por su Padre.
Porque María quiere que su família sea feliz. Y ella va a poner todo su empeño para que así sea.
Y María saca sus garras!
Y María siendo una niña, empieza a entender muchas cosas. Empieza a entender que por encima de todo está la devoción que siente ante sus padres.
Y sin saber si se equivoca o NO, María asume lo que le rodea.
Asume formar parte de esa família, y lo asume con todas las consecuencias.
Y María aprende siendo niña, que se ha de adaptar a las circunstancias.
Que tiene que bailar al son que toca.
Por lo tanto María, experimenta situaciones límite, pero a la vez saca jugo de las situaciones felices. Para conseguir una INFANCIA FELIZ.
Y lo consigue:
María vive grandes experiencias con relación a su família.
Exprime todo el jugo existente, para poder vivir una infancia feliz.
Y se vé recorfortada cuando sus hermanos la siguen en el camino. Y se vé recorfortada cuando sus hermanos se deleitan ante las incertidumbres de la vida, esa vida que nos toca vivir.
Y María comparte grandes experiencias con relación a sus hermanos.
Vive momentos inolvidables. Tiene una infancia feliz, rodeada de sus hermanos, rodeada de sus amigos, rodeada de la gente del pueblo; que sin duda creo que son partícipes de la situación.
María vive momentos de euforía,  cuando es necesarío.
María vive momentos crueles cuando es necesarío.
Me cuenta MARÍA, que en su casa del pueblo, hay un pequeño corral. Corral donde hay anímales, conejos preciosos. Conejos a los que se cuidan, a los que se les dá de comer, conejos a los que se sacrifica; cuando se necesita comer. Y María me cuenta que oye el quejido de los conejos,  me cuenta que es su padre es el que los sacrífica. Y María no entiende porqué se alimenta, se cuida a los conejos; si después se los sacrífica.
Pero María entiende que si su padre lo decide será por algo.
Tampoco entiende María porqué se mata a los cachorritos de gato. Según el padre de María los gatos hacen un gran servicio en la casa; pero los cachorritos por lo visto NO.
Claro los gatos se comen las ratas. Los cachorritos no pueden; deduzco yo.
Por estos motivos y muchos más María vé a su padre como un hombre cruel.. Y aunque intenta esbozar un ápice en su pensamiento de buena voluntad, no alcanzar a asimiliar esas atrocidades.
Con todo y eso, María recuerda a su PADRE, como el protector de la casa, el benefactor, el subsidiario, el trabajador, el emblemático. El PADRE por encima de todas las cosas.
El PADRE que nos tocó vivir en los años 60.
Y María tiene grandes recuerdos sobre su padre: recuerdos de inquietud, recuerdos infantiles. Recuerdos que reflejan cuánto quería a su PADRE.
RECUERDOS, RECUERDOS, RECUERDOS........