Seguidores

sábado, 25 de mayo de 2013

VERANO AÑOS 80.

María debe irse de vacaciones. Van a ser una vacaciones complicadas. En primer lugar María ha de estudiar, todo el verano. En segundo lugar María se tiene que ir y dejar a su novio.
Pero la família decide. Y María ha de obedecer. Ella recuerda los viajes en coche con su padre; normalmente cantando. Su padre era féliz si ella cantaba junto a él. La niña tenía facilidad para memorizar las canciones, y eso a su padre le fascinaba. Para que el viaje fuera más divertido, cantaban, sobre todo canciones de ALBERT HAMMOND o de JORGE SEPÚLVEDA. María recuerda con gran cariño ERES TODA UNA MUJER Y MIRANDO AL MAR; ambas de estos autores.
Mientras la madre de María solía dormir, porque desafortunadamente se mareaba a menudo. María recuerda hacer esas paraditas; para desayunar, almorzar, comer, merendar. En Soria, en Zaragoza, en el Puerto del Madero. Así hasta llegar al destino VALDEZATE.
Allí las cosas no estaban mal, se comía bien, se estaba en família, se hacían festines, se iba en bici. Era muy placentero y tranquilo.
Pero María no se sentía bien. Todos la intentaban ayudar, su família, sus amigos....
María lloraba diariamente, no podía estar cerca de su novio. Se pasó ese verano escribiendo cartas de AMOR, incluso a veces se podían hablar por teléfono. María sufría mucho. Y al mismo tiempo debía estudiar para sacarse el curso.
Horrible, un verano fatal. María tuvo suerte de que algunos amigos del pueblo, la querían distraer, animar. Ella lo agradecía, pero no podía conseguir por muchos minutos apartar la mente de su AMADO.
Todo lo que durante el día hacía la niña, se lo escribía a su novio. Era una manera de estar cerca de él. Él incluso a menudo le mandaba a su novia dinero, para que ella pudiera comprar sellos y seguir escribiendo. En algún día llegaba a escribir dos o tres cartas. María contaba todo, desde que empezaba el día hasta que terminaba. Estaban unidos en la distancia. Su AMOR se fortalecía minuto a minuto, su AMOR no tenía dudas. Se querían tanto que eran imposible acabar con todo el AMOR que ellos sentían.
Algunos intentaron hacer olvidar a María a su novio, era imposible. Ese AMOR era verdadero, ese AMOR no se podía medir, no se podía quebrantar. Por mucho que a algunos les pesara. ELLOS ESTABAN UNIDOS por siempre.
Y María recuerda que toda la disciplina a la que estaba acostumbrada; en el pueblo se disipaba. Su padre era más benévolo. Y ella no lo entendía, y tampoco lo iba a aprovechar. Su cabeza estaba en BARCELONA.
Y así fué pasando el verano.
María se moría de ganas de regresar a Barcelona.
Pero antes iban ha hacer una parada en BALAGUER.
PELIGRO........